martes, 10 de junio de 2008

Cancelan "A Ciencia Cierta"

Después de diez años de transmisiones sabatinas ininterrumpidas, el programa radiofónico “A Ciencia Cierta” sale del aire sin mediar alguna explicación de parte de la empresa.
Evidentemente la medida es parte del alineamiento general de medios de comunicación que sistemáticamente se está dando en México.
El programa nació gracias a un convenio celebrado entre el grupo Radiorama de Occidente y la Universidad de Guadalajara, con la finalidad de constituir un espacio de divulgación de la ciencia y la cultura.
A partir del año 2000 me hice cargo de la conducción y en 2005, ante los cambios generados al interior de la dependencia encargada de medios de comunicación de la universidad, el programa quedó formalmente fuera de la institución, aunque debido a mi carácter de académico de la misma, mantuve un vínculo profesional que me permitió tratar asuntos relacionados con actividades universitarias; científicas y culturales, principalmente.
Debido a la respuesta por parte de la audiencia, “A Ciencia Cierta” se mantuvo al aire y decidí imprimir en la producción un perfil social que permitiera establecer lazos con los sectores de la población que mantienen una justificada postura crítica hacia las políticas públicas que en ocasiones aplica el poder en sus distintas acepciones o facetas. Un programa verdaderamente ciudadano, autónomo de cualquier instituto político o corriente ideológica en particular. Un espacio de expresión plural, libre e incluyente.
Traté de encontrar un contrapeso mediático a la corriente dominante de medios alineados convenientemente con la hegemonía. Dejar aunque sea un modesto programa semanal, para la diversidad u objeción de conciencia, en un marco legal marcado por la constitución, las ambiguas leyes de medios, pero fundamentalmente por la ética que debe acompañar al comunicador. “Como el zumbido al moscardón”, según Gabriel García Márquez.
“Es un bálsamo”, nos dijo una radioescucha el sábado pasado durante la última transmisión. Como éste, recibíamos balsámicos comentarios durante cada programa. Es indispensable en México que existan espacios mediáticos que no sean comprados por el gobierno o por cualquier poder. Que no se autocensuren ante la presión de quienes tratan de imponer su ideología o preferencia en cuanto al orden social o régimen político a seguir.
Pensé y pensamos muchos, que Radiorama de Occidente se había sensibilizado con el público que piensa por sí mismo y no permite que sus decisiones se inclinen exclusivamente por la propaganda y los discursos de los que tienen cargos que les permiten costear espacios y otros recursos para promover su imagen o sus ideas.
Enrique Pereda, presidente del concejo de la asociación nacional que reúne a los propietarios de radiodifusoras y televisoras, dueño además del grupo Radiorama de Occidente, personalmente apoyó éste y otros programas dirigidos por mi equipo, considerados como de beneficio para la comunidad.
No se si él se encuentre enterado de la salida de la frecuencia 1280 AM, de éste que fue su regalo a la sociedad de Jalisco. Si es así, lamento mucho que no haya hecho algo por evitar que éste que fuera uno de los pocos, si no el único espacio de la radio actual en Guadalajara que permitió siempre la participación ciudadana, totalmente abierta y democrática en diversos temas de la agenda social, deje de transmitirse.
Él y la audiencia deben saber también que los que hicimos posible el programa no recibimos un solo centavo por el trabajo que sostuvimos en equipo durante ocho años. Pensamos que ciertos bienes públicos como el ejercicio de comunicación social que logramos practicar deben ser ajenos al lucro. Tuvimos la elevada satisfacción de servir sin esperar ni recibir recompensa. Nos demostramos que la entrega desinteresada es un estímulo insustituible para intentar la perfección.
Mejoramos profesionalmente y la experiencia final nos confirmó la clase de medios de comunicación que tenemos, para cuidarnos de ellos y advertirles a nuestros estudiantes y al público que sin duda seguirá con nosotros, de la amenaza que significa la comunicación a modo de los intereses mercantilistas y excluyentes que promueven los grupos fundamentalistas que tienen el poder en México. La comunicación crítica les molesta y con su dinero e influencias la tratan de desaparecer, lamentablemente así es y no podemos hacer nada para evitarlo, pues van de por medio grandes fortunas.
De ahí que los medios alternativos y la comunicación personal sean nuestras herramientas viables para hacer de la comunicación el ejercicio que nos hace vivir más dignamente según el uso que le demos.
Me alegro de tener correo electrónico y blog personal, pero no puedo deshacerme de la tristeza de haber vivido en carne propia la censura, como tantos compañeros periodistas. Qué atraso singular ha dado el país con estos dirigentes que pretenden callar al precio que sea a quienes no aceptamos que dañen y engañen más a las generaciones de mexicanos y utilizamos lo que sabemos hacer profesionalmente para lograr que se de el preciado beneficio de la información.
Lástima que los beneficiarios con la posesión de medios de comunicación se sometan a un gobierno incapaz, corrupto y altamente peligroso, debido a la ideología e impulsos fascistas que subyacen en sus intenciones y acciones.
Con esta experiencia añado nuevos referentes empíricos a la investigación que realizo sobre los medios de comunicación y el poder en México. Confirmo lo que percibían tantos radioescuchas que me cuestionaron durante años ¿cómo es posible que exista este programa? Ahora les doy la respuesta: no le había llegado su turno.
A todo el público que nos sintonizó fielmente, a los que participaron en los micrófonos porque luchan para hacer cambios favorables en el país; para que ya no sufran tanta miseria millones de niños; para que la gente cobre amor por la cultura y el conocimiento; para que aprendan a dirigir a sus autoridades; para que traten de ser mejores ciudadanos. A todos los que tuvieron algo que ver con el programa les digo gracias.
Gracias a los que hicieron posible A Ciencia Cierta. Al equipo que me acompañó en la cabina y en las calles donde sucedieron las cosas que pusimos en el aire junto con nuestro corazón y nuestro aliento. Muchas gracias. ¡Que la comunicación no se detenga!

3 comentarios:

natalia plascencia dijo...

Me uno a la gran tristeza, a la sensación de violencia, desplazamiento y censura... mi más sincero pésame para nuestra sociedad...
pero no hay que detenernos, como dices, existen espacios personales donde todavía podemos estar en contacto, diciendo lo que no muchos se atreven a decir; así que si se trata de una guerra, hagamos contrafuerte, unámonos en espacios como éste, organicémonos, no nos detengamos, no nos callemos!

Miguel Ángel dijo...

Me uno a la INDIGNACIÓN, es el colmo, pero creo que es una evidencia más para los sectores de la sociedad que siguen ensimismados, de que la censura existe, de que sí le incomodan al poder los espacios que hagan contrapeso a sus nada populares políticas neoliberales y, por sí mismas, excluyentes.
De verdad que es impresionante, apenas la semana pasada hablábamos de la libertad de expresión, la represión y la censura, en un espacio donde estudiantes de comunicación nos retroalimentamos de esta situación contigo y ahora, la sociedad jalicense es otra víctima de esa censura, a través de ti y tu equipo de trabajo que, semana a semana les daban un milimétrico espacio libre.
Es triste, pero más da coraje y creo, mi estimado Carlos, que ha llegado el momento de promover ese gran medio alternativo que hace falta en el país, uno que incluya todas las voces disidentes y hagamos un contrapeso a la ultraderecha limpia sotanas, a los caciques y al espúrio y los empresarios nacionales y trasnacionales que detentan el poder en perjuicio de los mexicanos y de la humanidad en general. ¡Ya Basta!
Atte. Con todas sus letras, porque hay que perder el miedo (yo no me espero a tener "peso" para firmar editoriales):
Miguel Ángel Valladares Herrera
Desde las costas del sureste mexicano.

Miguel Ángel dijo...

APROVECHO TU ESPACIO PARA DEJARTE ESTA NOTA.
ES OTRO HECHO DE CENSURA, MÁS VIOLENTO QUE TU CASO, PERO GRAVÍSIMO COMO CUALQUIERA, PUES ES UN ATENTADO A NUESTROS DERECHOS:

Ataca PFP radio comunitaria en Monterrey

6 de junio de 2008.- En la víspera de la celebración del día de la libertad de prensa, la militarizada Policía Federal Preventiva (PFP) de nueva cuenta ataca una radio comunitaria, esta vez la Radio Tierra y Libertad en Monterrey, Nuevo León, en el norte de México.

Según reporte independiente por la noche la PFP tiene rodeada las instalaciones de la radio. La prensa comercial (La Jornada) señala que son 100 los militares, miembros de la PFP, que cercan la radio comunitaria. La comunidad salió a defender la radio, protestando contra el operativo.

Según el mismo reporte independiente el radialista Héctor Camero ha sido detenido durante el operativo.

Estamos esperando que se confirmen los detalles y al pendiente de recibir más información sobre este nuevo ataque contra el derecho a la información y la libertad de expresión.

Estamos reportando desde el México, donde un puñado de monopolios tiene en sus manos la totalidad de las concesiones para medios, y la ciudadanía, los pueblos indígenas, las mujeres, no pueden tener acceso a los medios de comunicación.

cinoticias.com
Rompamos el cerco!!!!